24 HORAS EN LA ANTIGUA ROMA. UN DÍA EN LA VIDA DE SUS HABITANTES (Crónicas de la Historia) por Philip Matyszak

Titulo del libro: 24 HORAS EN LA ANTIGUA ROMA. UN DÍA EN LA VIDA DE SUS HABITANTES (Crónicas de la Historia)

Autor: Philip Matyszak

Número de páginas: 288 páginas

Fecha de lanzamiento: January 14, 2019

ISBN: 8441439222

Editor: EDAFC|#Edaf

24 HORAS EN LA ANTIGUA ROMA. UN DÍA EN LA VIDA DE SUS HABITANTES (Crónicas de la Historia) de Philip Matyszak está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

24 HORAS EN LA ANTIGUA ROMA. UN DÍA EN LA VIDA DE SUS HABITANTES (Crónicas de la Historia) por Philip Matyszak

Philip Matyszak con 24 HORAS EN LA ANTIGUA ROMA. UN DÍA EN LA VIDA DE SUS HABITANTES (Crónicas de la Historia)

Demos un paso atrás en la historia, hasta los tiempos de la
antigua Roma, y pasemos un día con la gente que allí vivía,
con sus habitantes.
En el año 137 d.C., Roma se acerca al culmen de su poder: la
riqueza y la prosperidad fl uyen por todo el imperio y la ciudad es
símbolo de cultura y saber. Sin embargo, el ciudadano romano
medio no ve en ello benefi cio alguno, ni le importan mucho la
expansión del territorio, las grandiosas edifi caciones o los ideales
elevados. Para la mayoría, la vida es dura y cada día plantea nuevos
desafíos.
En este libro recreamos cómo era un día en la antigua Roma, para
lo cual pasaremos 24 horas con los habitantes de la ciudad. Hora
tras hora, capítulo tras capítulo, conoceremos a un habitante de
Roma, ya sea senador o esclavo, sacerdotisa o prostituta, vigilante
o lavandera, construyendo un cuadro multidimensional del tejido
social de Roma. ¿Qué pueden decirnos sobre la propia Roma las
vidas de la gente corriente, de ciudadanos de todas las edades y
de todos los estratos sociales?
Descubriremos qué sucedía cuando una vestal no respetaba su
voto de castidad o por qué era ilegal consultar a un astrólogo
sobre la fi gura del emperador y así, en un día, llegaremos a
conocer la auténtica Roma, y todo ello a partir de la mayor de las
riquezas de la ciudad: su gente.